20140903

Verde que te quiero verde

Y así como si nada, llegó septiembre, uno de los meses más lindos, ¿no te parece? El frío se empieza a ir, los días son cada vez más largos y la naturaleza renace. Justamente de eso se trata el post de hoy, de cómo incorporarla a nuestra casa.

Las plantas son el componente ideal para darle vida, frescura y alegría a cualquier ambiente y, desde ya, si tenés jardín o balcón, es la oportunidad perfecta de armar un rincón verde y tranquilo aunque vivas en el medio de la ciudad.







Exteriores: cuestión de equilibrio
Hoy por hoy, uno de los desafíos de la vida urbana radica en lograr el equilibrio exacto entre privacidad y aislamiento. ¿A qué nos referimos con esto? En un balcón o jardín seguramente vas a tener que enfrentar este desafío. Después de un largo día de trabajo, nada como relajarte y disfrutar de una copa de vino, de un poco de música, yoga, o lo que sea que necesites al momento de volver a casa. Si además, todo esto lo podés hacer afuera, el efecto es total, desenchufe garantizado. Pero… lo más probable es que no vivas en el medio del campo donde podés hacer todo esto con absoluta libertad. Y ahí está el reto, lograr un refugio que sea absolutamente tuyo, sin miradas indiscretas o charlas indeseadas acerca de las expensas o del último pequeño escándalo del barrio, el country o el edificio. Sin embargo, la idea tampoco es hacer un cerco tupido de plantas y/o árboles con el cual vas a lograr una sensación de encierro, todo lo contrario.

Casas con jardín
El cerco es el factor fundamental. El cedro es muy recomendable si tu idea es cercar con madera, es más natural que la típica madera tratada que se usa en estos casos y con el tiempo va adquiriendo una apariencia muy linda y rústica. Colocar las tablas en sentido horizontal en vez de vertical va a aumentar la sensación de espacio en el jardín.
Si no vas a cerrar el perímetro íntegramente con cerco vivo, lo ideal es que por lo menos uno de los lados lo sea, nada queda más lindo que un cerco bien verde. Los árboles y arbustos más comunes para este tipo de uso son: el Boj-Buxus sempervirens, el Tejo-Taxus baccata y el Ciprés de Leyland-Cupressocyparis leylandii; todos son muy resistentes al clima y a la poda. Otra buena idea es cercar con alambre y cubrirlo con una enredadera perenne.










Balcones
Una de las desventajas de vivir en un departamento es la ausencia de jardín. Por eso es tan importante que tu balcón tenga algo de vida verde. Aprovechá para aprender un poco de plantas y si la jardinería no es lo tuyo o no tenés demasiado tiempo, poné especies que no necesiten demasiados cuidados como el helecho, el palo de Brasil (tené en cuenta que no es bueno que estas especies reciban luz directa y que necesitan humedad) o el cactus.
Antes de empezar a comprar planteas y macetas asegúrate de averiguar el peso que puede soportar tu balcón y, a la hora de armar tu jardincito, tratá de distribuirlo bien, para que quede lo más equiparado posible.
Igualmente, más allá de las recomendaciones, lo más importante es que logres ese lugar al que querés volver cada tarde y que esté hecho a tu medida, para que lo disfrutes al máximo.



Mirá todas las opciones divinas que tenemos en PEHACHE para que incorpores el verde a tu casa. ¡Pasá por el local y renová tus espacios!

Publicar un comentario en la entrada

Dejanos tu comentario. Gracias!!